pintura de pizarra cuarto color

Una buena idea para una habitación pequeña: crear un altillo y sobre él colocar la cama. Bajo el altillo, una zona de juego o de estudio. Pero lo que nos gusta realmente de esta habitación es esa pared que se pintó de pizarra de arriba abajo.  Demuestra que la pintura de pizarra no es solo una solución práctica y creativa para nuestros hijos, también tiene un gran valor decorativo. Deja todas las paredes de su habitación en blanco y pinta de pizarra del color que más les guste a ellos sólo una pared, su «pared especial». Verás como el resultado decorativo te potenciará muchísimo el resto de los elementos. Ya sean los muebles en madera clara o en blanco, la mezcla funcionará. Y no necesitas mucho más para decorarle su habitación a su gusto. Una alfombra colorista que sea lavable, una lámpara de techo algo especial que de una luz uniforme y algunas estanterías o contenedores para que almacenen todos sus «tesoros». Vía: Decopeques.

Algunos de los temas de este blog surgen de vuestras consultas. Por ejemplo, ayer nos comentaban en el mail una idea que nos pareció estupenda. Pintar una pared en un color diferente al resto de la habitación, (con pintura de pizarra, por supuesto). Que el niño sepa desde el principio que esa es su «pared especial» para dibujar.


cuartocolor-pizarra-colores

Y así enseñarle a distinguir en donde puede pintar y en donde no. Otros comentarios que leemos en los foros plantean lo contrario: temen que si el niño empieza a pintar en su pared especial de pizarra piense que en todas las paredes de la casa puede hacer lo mismo. La solución que ha encontrado nuestro amigo es ingeniosa: si la pared para pintar tiene otro color, el proceso puede ser más fácil. De todas formas, aconsejamos el uso de la pizarra en la pared a partir de los 4 años, edad en la que ya no es tan complicado que el niño entienda donde debe y puede pintar.